Rollo

junio 12, 2012

Levantado en el siglo XV o XVI probablemente en el emplazamiento que actualmente ocupa, esta columna toscana de 2,24 metros es un símbolo jurisdiccional y de libertad comunal de la villa de Villava. Es posible también, aunque no hay testimonios, que fuera utilizada como picota o lugar de ejecución.

A mediados de la pasada centuria, convertido en calvario o cruz de término, fue trasladada cerca del Puente de San Andrés. En 1990 este monumento fue recuperado y, desprovisto de añadidos posteriores, devuelto a su emplazamiento originario donde contribuye a ornamentar uno de los puntos neurálgicos de la villa.

Añadir a las redes sociales.

<< volver