Es uno de los más conocidos edificios de la localidad y, sin duda, el que más singularmente la representa.

Construido por el municipio en 1931, fue uno de los primeros frontones cubiertos de Navarra y escenario de los mejores partidos pelotazales de cada época.

En 1958 fue reformado sustancialmente, desapareciendo uno de los pisos de gradas y adquiriendo el aspecto actual.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.