Villava limita al norte con Ezcabarte, al este con Huarte, al sur Burlada y al oeste con Pamplona y se situa a ambas orillas del río Ultzama.

Paisaje

Villava ocupa un espacio abierto y llano a ambas orillas del río Ulzama. Las margas de la Cuenca de Pamplona (de principios de la era Terciaria), sobre las que se asienta casi todo el territorio, están cubiertas, en su mayor parte, por los aluviones de las terrazas de los ríos Ulzama y Arga, que dan lugar a superficies llanas.

Al noroeste, un estrecho afloramiento de areniscas, ha resistido mejor la erosión y forma una cresta (monte Ezcaba, 584 metros), entre las de San Cristóbal y Miravalles. El río Ulzama atraviesa el municipio de norte a sur y entrega su caudal al río Arga en el extremo sureste de la localidad.

Flora y Fauna

Más del 90% de la superficie municipal de Villava está urbanizada lo que supone que la flora y fauna se reduce a la de las márgenes y el propio río Ultzama, a parte de lo propio de jardinería de los parques de la localidad.

Clima

La villa posee características tanto del clima oceánico de transición como del continental suavizado.

La influencia oceánica se traduce en unas precipitaciones abundantes, alrededor de los 1.100 y 1.200 milímetros de precipitación, con un máximo en otoño – invierno. La influencia continental se hace sentir en los fríos invernales, con varios meses por debajo de los 6 ºC de media. Los veranos son calurosos al superar julio los 22 ºC.

El verano sufre alrededor de dos meses de aridez. Las temperaturas medias anuales están entre los 12 ºC y 13 ºC de media.